My Photo

BBCMundo.com | Portada

March 2013

Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

« Nido vacío o ¿por qué estamos tan contentos? | Main | No somos poetas de Carolina Escobar Sarti »

Comments

Henry Ayala

Hello primo!!!

Soy Kike, que bonita historia en el cual revive un poco el recuerdo de donde venimos y los que no conocemos mucho de nuestra desendencia.

Gracias.

Carlos

¡Quíubo Quique! Es en tremendo gusto tener noticias tuyas. Te pido que imprimás el artículo y que se lo leás a Mamá Tita, porfa. Y de paso, dáselo a Bimbi para que no se le olvide leer :-)

Abrazos, primo.

Querido Calin:

Que hermozo relato,hiciste que me remontara a mi infancia tan bonita a tu lado los recuerdos de nuestro Abuelo esa precencia tan fuerte que se manifesto en el arbol yo si creo que nuestras energias con nuestros familiares y amigos son lazos para siempre.
Gracias a Laura por protejer el Arbol y a la hermana saterdotiza que aunque te sono extrano el lazo energetico de ella con ese Mono Alegre segira cresiendo.
Gracias por esa historia tan bonita . besos a Laura y a mis sobrinas.
te quiero mucho.Calin

La Betty

mario ayala

que tal primo, saludos desde el salvador, ke interesante tu artículo gracias por permitirme conocer a mi abuelo por primera vez aunque sea en foto, solo me gustaría pedirte que si tuvieras mas fotos me agradaria me las enviaras, guarda mi dirección y no se pierda primo sigamos en contacto

Carlos

¡Hey, Betty, mi amor! ¿Cómo estás primita? Es una gran sorpresa tener noticias tuyas. Esas memorias familiares son nuestras raíces y nos conectan a todos a pesar de las distancias, las migraciones, las guerras… Todo esto me remonta a mi niñez, de la cual vos fuiste una parte importante. Luego escribiré algo sobre la abuelita Balbina que yo siento que en cierta forma me acompaña aunque murió antes de que nosotros naciéramos. Y todo gracias a la Niña Blanquita y a la Mamá Tita que tanto ha hecho por preservar estas memorias y transferirlas.

Carlos

¡Hola Mario José! Gracias por visitarme. Sí, tengo varias fotos que mi mamá me ha dado. Hay una de tu papá cuando tenía dos años a la par del abuelo. También creo que tengo una de la bisabuela Victoriana Allala (con “ll” han escrito su nombre en la tumba de Opico). Ya te las mandaré. Es muy posible que tu papá tenga esas fotos porque creo que mi mamá se las ha dado. Preguntale.

La próxima vez que esté en El Salvador tendremos que hacer un esfuerzo por salir a tomarnos una tacita de café (o una cerveza si preferís) y charlar bien. Por ahora, te mando un caluroso abrazo.

Memito

Hey Bro,

Sabes que esa foto de nuestro abuelito nunca la conoci? Me acuerdo que nuestra mamita nos ensenaba fotos de nuestro abuelito pero fue hace tantos anos que no lo recordaba. Tu historia me puso ha pensar en nuestro abuelo, y cuanto hubiera querido conocerlo en persona, siento que me hace falta. Tendre que visitarte mi hermano y platicar con el via Tu Arbolito. Gracias mi hermano querido, te estrano, y te amo.

Memito

Memito

Broder,

Se me olvido mencionarte, si te quitas la barba, te pones un sombrero te pareces tremendamente ha nuestro abuelito, en serio broder te pareces muchisimo ha el.

Ciao hermano querido,

Memito

Carlos

Ya me hizo reír. La última vez que me corté la barba todo mundo se asustó y me obligaron a que me la creciera enseguida. Creo que con el sombrero se hubieran asustado más porque entonces tenía una panza respetable y hubieran creído que era el Cipitío.

Un abrazote, bro, y es un gustazo tener noticias suyas.

test user

¡Hola Bimbi!

Henry Ayala

Que comentarios...
Buenicimos!!!

Martha Sanchez-Lowery

Carlos,

Que linda historia. Me encanto este relato de el arbol de tu abuelo – y las mujeres en tu vida que lo protejen tan sabiamente. Me hizo recuerdo a un arbol que teniamos en casa de mi mama que era un olmo gigantesco y durante una de esas tormentas que tenemos en el area de DC se cayo justamente a lo diagonal de la casa cuando pudo haber destruido todo si hubiese sido un centimetro mas. Lo incredible fue que el momento que escuchamos el golpe yo y mi madre salimos a ver que pasaba y ese momento se abrio el cielo que todavia era tormenta en diagonal con una luz dorada/rosada. Fue un momento de esos en el cual no puedes negar que este arbol tenia un ser y que ese ser moria y se iba a su proxima etapa. Cuida mucho a ese tu arbol! Y que lindo que te traiga el recuerdo de un abuelo tan especial – el mio vivia en el Oriente de Bolivia y no lo llegue a conocer pero era de muchos dichos uno de ellos era que “los arboles mueren de pie” y morir asi era un honor a la vida.

Bueno – bastante -- estoy en Bolivia por unos meses y me pongo al dia con lo de DC y cuento con tus notas sobre PELP son muy buenas.

Cariños,

Martha Sanchez-Lowery

Carlos

Hola Martha. ¡Qué sorpresa es tener noticias tuyas! Han pasado años sin vernos. El árbol me ha dado mucho en qué pensar. Por ejemplo, lo que significa el valor simbólico que tienen las cosas que nos rodean y el vínculo que forjan con nuestras experiencias internas y con el tiempo. Creo que el refrán de tu abuelo lo dice casi todo: “los árboles mueren de pié”. A lo que yo le agregaría lo obvio, que también nacen y viven de pié. Abrazos y que te diviertas de lo lindo en tu Bolivia.

The comments to this entry are closed.